Tailstrike de un B737 de BlueAir en Birmingham

El suceso ocurrió el pasado 28 de julio de 2018, pero no ha sido hasta ahora que se ha hecho público, así como el resultado de la posterior investigación.

Al parecer, el vuelo 0B152 de la compañía rumana BlueAir operada con un Boeing B737-800 matrícula YR-BMF, había llegado al aeropuerto inglés de Birmingham procedente de Bucarest, Rumanía, el cual sería su destino después del turnaround. Una vez llegados a su respectivo finger, los pilotos prepararon el avión para el tramo de vuelta a Rumanía, siendo el primer oficial el encargado de programar el FMC y el EFB. 

Durante la programación, el flight dispatcher informó a la cabina de que, según control de tráfico aéreo, sufrirían una demora en la salida de 54 minutos. No obstante, ambos pilotos decidieron preparar la aeronave suponiendo que la salida se haría según lo previsto como en un principio iba a ser, pero un problema con la carga del equipaje de los pasajeros retrasó la salida de la aeronave. 

Una vez el avión recibió la autorización para puesta en marcha y, para ahorrar tiempo, el capitán leyó al primer oficial la hoja de carga y este introdujo los datos en el FMC, haciendo un posterior crosscheck. El avión fué autorizado a dirigirse a la pista 15 del aeropuerto y a despegar, con vientos en ese momento, de 210º a 14 nudos con rachas de 31. 

El despegue se efectuó sin mayor novedad, aunque un miembro del equipo de tierra del aeropuerto avisó a la torre de control de un posible tailstrike del B737, tras ver la parte trasera del aparato muy cerca del suelo. Los controladores aéreos avisaron al avión que no reportó ningún impacto ni signo de haberlo sufrido, incluso comprobándolo con la presurización de cabina que era completamente normal. 

Una vez llegado a destino, se descubrió el daño en la parte trasera del avión que si había chocado contra la pista, a pesar de que los pasajeros de la parte de atrás comunicaron al capitan que no oyeron ningún ruido raro durante el despegue. Aunque los daños no son de gravedad, si resulta un incidente serio que pudo poner en peligro a los 196 ocupantes del aparato y como tal se ha investigado. 

El capitán reportó que en vuelo, revisó el FMC y descubrió que en el apartado del combustible figuraba como ZFW (zero fuel weight) en vez de TOW (take off weight), derivando en un cálculo erróneo de la performance de la aeronave, lo que hizo que la velocidad de rotación calculada fuera inferior a la realmente necesaria.

Comentarios