Un Lockheed Constellation en medio de Times Square

Pasear por la famosa Times Square es un hecho obligado al visitar Nueva York pero, ¿y si te encuentras un Connie en mitad de la plaza?

Eso debieron pensar los miles de personas que el pasado 22 de marzo vieron un Connie con los colores de TWA en una comitiva que cruzo la famosa plaza neoyorquina. En realidad se trata de un avión que ya no está en condiciones de volar, pero que formará parte del nuevo hotel de la TWA que se inaugurará en el antiguo edificio de la TWA en el aeropuerto JFK de Nueva York. El complejo contará con 512 habitaciones y 6 restaurantes, todo inspirado en los interiores de los aviones de la época dorada de la aviación.
El avión restaurado antes de su desmontaje para el traslado

Esta unidad salió de la fábrica de Lockheed en 1958  bajo la matrícula N8083H y comenzó los vuelos con pasajeros en mayo del mismo año. La llegada del Boeing B707 propició la acelarada salida de este modelo de la flota de TWA en 1960.
El TWA flight center del JFK será la ubicación del hotel.
Tras dejar de llevar pasajeros, transportó carga hasta 1962 cuando se fué a Alaska para llevar suministros a la bahía de Prudhoe. Volvió a la flota de TWA en 1967 y muy poco tiempo después fué definitivamente sacado de la flota de la aerolínea, que retiró todos sus aviones a hélice.

En 1969 fué vendido a un particular por 150 dólares y tras una restauración de un año voló a Chandler, Arizona. En 1983 un nuevo propietario lo adquirió y transformó para poder lanzar paquetes de marihuana. En una de esas "operaciones" sufrió un aterrizaje de emergencia y se quedó en tierra con un motor dañado en Colombia. Después de que le fuera instalado un motor nuevo, voló a San Pedro Sula, en Honduras, donde fué abandonado.

El avión en Honduras
En 1986 fué rescatado por el dueño de Maine Coast Airways, que lo llevó primero a Fort Lauderdale en barco y luego a su aeropuerto en Auburn - Lewiston, en Maine. Se quedó aparcado en el aeropuerto esperando volar, algo que no volvió a ocurrir ni en 2007 cuando una asociación alemana lo compró, junto con otros dos Connies. Pero esta unidad no la consiguieron restaurar y la acabaron vendiendo al proyecto del hotel de TWA que abrirá el próximo 15 de mayo.





Comentarios