Un sólo pasajero a bordo de un B737

Hoy en día es normal que nos quejemos de que los aviones van saturados, con todos los asientos ocupados o incluso con overbooking. 
Pero de vez en cuando, muy de vez en cuando, se da una curiosa casualidad y es que a bordo de un avión sólo se encuentre un pasajero. Esto le pasó a Skirmantas Strimaitis, un hombre de nacionalidad lituana que quería ir a la ciudad italiana de Bérgamo para esquiar. Cuando Skirmantas compró su billete de avión, jamás podría imaginar que su historia daría la vuelta al mundo entero por lo curiosa aunque no única, puesto que se repite muy de vez en cuando. Cuando llegó al aeropuerto y embarcó se dió cuenta de que él era el único pasajero de un Boeing B737-800 que realizaría el vuelo entre Vilna y la ciudad italiana. Esto se debe a que una agencia de viajes contrató el avión para el vuelo inverso y, para que no volviera vacío a Italia, decidió vender 188 billetes de ida hacia Bérgamo. Aunque, visto lo visto, no han tenido mucho éxito puesto que, a bordo del B737, sólo iban el afortunado pasajero, cinco miembros de la tripulación y dos pilotos. 

Comentarios