Japón compra 105 F-35, incluídos 42 F-35B

Cuando aún no se ha recuperado del accidente de uno de los F-35A acaecido el pasado 9 de abril, Japón ha acordado con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la adquisición de un importante número de F-35, un caza de quinta generación, el más avanzado tecnologicamente.

El país nipón ya opera una flota de 11 F-35A, que forman parte del 302 escuadrón basado en Misawa, mismo escuadrón del que formaba parte el F-35 accidentado y del cual aún no se conoce su paradero ya que sólo se han encontrado piezas sueltas, pero no el aparato en sí. 

Con esta nueva órden, Japón se sitúa como el principal operador del F35, situándose sólo por detrás  de Estados Unidos. Contará con un total de 147 unidades, entre las que se incluyen las 105 del actual pedido más los 44 del primer pedido, incluídos los 12 que ya posee menos el avión accidentado. Especial relevancia tienen las 42 unidades del F-35B, un avión VTOL que Japón pretende llegar a operar incluso en sus destructores portahelicópteros, lo que supondría un gran avance para Japón y mucha flexibilidad en los diferentes despliegues.

El contrato está valorado en 10.000 millones de dólares, uno de los mayores firmados por los Estados Unidos en el extranjero. Se espera que al menos la mitad de las unidades pedidas sean fabricadas en Japón bajo licencia de Lockheed Martin a Mitsunishi Heavy Industries, como ya ha ocurrido con muchos modelos americanos que opera Japón y que, en realidad, han sido fabricados en el país nipón.

Comentarios