Virgin Australia aprovecha la crisis del B737 MAX: hace cambios en su pedido

La reciente crisis con el Boeing B737 MAX está sirviendo a muchas aerolíneas para renegociar los contratos de compra de los aviones que ya tienen pedidos o, bien, de pedir nuevos aviones. 
Al estar Boeing en una situación muy comprometida, las aerolíneas tienen más margen para hacer cambios en los pedidos que ya tienen realizados o, por el contrario, agregar nuevos aviones. Todo esto se aprovecha, por supuesto, porque las condiciones son mucho más ventajosas para las aerolíneas que pueden presionar al fabricante norteamericano para obtener descuentos o incluir otros puntos en la negociación como, por ejemplo, el suministro de piezas a un precio especial.

Así es el caso de Virgin Australia que, hasta ahora, tenía un pedido de 38 B737 MAX8 y 10 MAX10 y ha aprovechado la situación para hacer un cambio sustancial: ha pedido 25 MAX10 y 23 MAX8. Esto le confiere a la aerolínea mayor capacidad de pasajeros, dado que el MAX10 puede transportar hasta 230 pasajeros en una sola clase o 204 en una configuración típica de 2 clases. 

Pero no es el único caso. El que en un principio era el primer revés para Boeing, la cancelación de Garuda Indonesia de 49 unidades del MAX8 tras haber recibido solamente una unidad, al parecer se ha convertido en un cambio de pedido. La aerolínea estaría interesada en el MAX8 o el MAX9 aunque aún no se ha hecho ningún anuncio oficial, si se sabe que el pedido por esos 49 aviones no está cancelado, tal y como se anunció en un principio. 

Comentarios