Alemania niega el acceso a su espacio aéreo a un B737MAX que llevaba casi 3 meses parado en Málaga

El pasado 14 de marzo entró en vigor la prohibición mundial de volar a los modelos MAX del B737 pero, unos días antes, varios países y organismos ya se adelantaron a esta prohibición sacando sus propias restricciones. 
Así fué la prohibición de Europa, para muchos apresurada y mal hecha dado que obligó a aviones que ya estaban en vuelo con pasajeros a bordo a aterrizar lo más rápidamente posible en el aeropuerto más cercano, imposibilitando que miles de viajeros llegaran a sus destinos. En el caso del SE-RTB de Norwegian, había completado su vuelo entre Estocolmo y Málaga con más de un centenar de pasajeros a bordo cuando se hizo efectiva la prohibición. 

La prohibición de la EASA, sin embargo, se suavizó un poco permitiendo algún tiempo después que las aerolíneas pudieran llevarse de vuelta su aviones a sus bases operativas o a aquellos aeropuertos que consideraran necesarios para ser almacenados, pero dejaba la decisión final en manos de cada país de la Unión de permitir o no el acceso a su espacio aéreo. 

Este fué el problema con el que se encontró ayer el avión de Norwegian. Tras despegar de Málaga poco después de las 08:40 LT con destino a Oslo en vuelo de posicionamiento (sin pasajeros), se vió obligado a aterrizar en el aeropuerto francés de Châlons Vatry, cerca de París, debido a que las autoridades alemanas no permitieron el acceso del avión a su espacio aéreo. 

Comentarios