Boeing mejora las prestaciones del B787 y B777X

Está claro que cada día que pasa se tienen más en cuenta aspectos como el consumo de combustible y la ecología de los aviones que surcan los cielos y que lo harán en un futuro cercano, pero no hay que olvidarse de la autonomía.

Y parece que Boeing no se ha olvidado de este factor clave para la venta de aviones de fuselaje ancho. El pasado día 27 de mayo, Air New Zealand elegía a Boeing para sustituír sus viejos B777-200ER por unos nuevos B787-10 con los que abrir nuevas rutas a Estados Unidos, tal y como os hemos contado en este artículo.

Superada la primera prueba, Boeing quiere competir con Airbus por un contrato de Qantas. La aerolínea australiana está muy cerca de retirar sus viejos Boeing B747-400 y B747-400ER que le han dado servicio durante más de dos décadas. Pero, también está teniendo en cuenta la corta vida operativa que le queda al Airbus A380 dentro de la flota australiana porque, recordemos que de hecho, fué la cancelación de un pedido de Qantas por el A380 lo que propició un final más rápido al A380, tal y como os hemos contado en este otro artículo

Ante esta tesitura y, siendo consciente de que vender el B747-8I es una tarea prácticamente imposible, Boeing al igual que la mayoría de las aerolíneas del mundo ha decidido apostar por sus modelos estrella, eso sí, de dos motores: el B787 y el nuevo B777X.

Para poder competir con el fabricante europeo, Boeing ha mejorado las prestaciones de estos dos modelos antes de ofrecerlos a las aerolíneas del Pacífico Sur y parece ser que con Air New Zealand ya ha funcionado, puesto que el pedido por los B787-10 ya está confirmado. Como ya hemos mencionado anteriormente, falta Qantas. La aerolínea tiene sobre la mesa el A350-900ULR, que ya opera Singapore Airlines, para poder conectar la ciudad australiana de Sydney con Nueva York y Londres sin escalas, dada la buenísima acogida que ha tenido el vuelo entre Perth y Londres que ha superado ámpliamente las expectativas de la aerolínea. Además, el fabricante europeo también estaría trabajando en una versión de mayores prestaciones en cuanto a carga y, probablemente autonomía, del A350 tal y como os adelantábamos el pasado 26 de mayo. Así, los esfuerzos de Boeing podrían estar centrados en el B777-8X, la versión de mayor autonomía y que está llamada a sustituir al B777-200LR. 

Si bien es cierto que aún no se sabe nada acerca de estas actualizaciones ni como será incrementada la autonomía para poder cumplir con las exigencias de Qantas, hay muchas probabilidades de conocer estos datos en el próximo show aéreo de París, que tendrá lugar entre los días 17 y 23 de junio en la capital francesa. Y también podríamos conocer si finalmente la aeorlínea se decide por uno u otro modelo, dado que la cita parisina suele ser, habitualmente, el salón perfecto para anunciar grandes pedidos. 


Comentarios