El TLP se suma a la Quinta Generación: primeros F-35 en Albacete

Las estrellas del año en la base aérea de Albacete han sido, sin duda, los dos F-35 del 421 Fighter Squadron perteneciente a la 388 Fighter Wing de la base aérea de Hill, en Utah.
El F35 es un caza de quinta generación desarrollado, sobre todo, por Lockheed Martin y apodado como Lightning II. Este caza ha sido desarrollado por un conglomerado de empresas a través de varios países participantes en su investigación y desarrollo, que buscaban un caza furtivo, muy avanzado tecnológicamente y muy polivalente, capaz de realizar misiones de ataque a tierra, defensa aérea y que también fuera un avión naval. 

Por eso se desarrollaron 3 versiones, todas ellas monoplaza:
  • F-35A: modelo estándar de despegue y aterrizaje convencional.
  • F-35B: modelo STOVL (Short Take Off and Vertical Landing). Esto es que necesita muy poca distancia para despegar sin asistencia y que puede aterrizar de manera vertical en vuelo estacionario. Pero esta versión también puede despegar de manera vertical, aunque no es muy habitual que lo haga.
  • F-35C: es la versión de mayor tamaño estructuralmente hablando. Es una versión naval del F-35 adaptada para las operaciones en portaaviones con despegue y aterrizaje asistido. Incorpora otras características como unas alas mayores (aunque plegables) y superficies de control más grandes, así como un tren de aterrizaje más resistente.
 Los aviones que han estado en la base aérea de Albacete son F-35A desplegados en Aviano, Italia, para ejercicios conjuntos con más fuerzas aéreas europeas, incluído el despliegue de dos semanas en Suiza en el marco del AIR2030.

Estados Unidos, Reino Unido e Italia ya poseen el avión en sus flotas y Holanda, Bélgica y Dinamarca lo incorporarán en los próximos años, con lo que más de la mitad de los miembros del TLP tendrán este modelo en la flota. Además Polonia, asiduo visitante, también ha pedido este avión. De hecho, el F-35 ya ha parcitipado en el TLP 2018-4 en Amendola, Italia.

Esta primera toma de contacto ha servicio para evaluar si las instalaciones de la base son adecuadas para ofrecer un buen servicio al F35, así como un primer entrenamiento con cazas de cuarta generación. Sin duda, a medida que este avión esté más extendido, lo veremos cada vez más por los aires manchegos.


Fotos:  Alberto González

Comentarios