GE confirma el problema del GE9X: el B777X no volará hasta otoño

Boeing no gana para disgustos y el último viene de parte de uno de sus proveedores más importanes: General Electric.

El constructor del motor de su nuevo mayor avión no podrá suministrar las piezas necesarias para reemplazar las dañadas en los nuevos GE9X. Hace tres semanas, GE descubrió unos problemas de calidad en unas pequeñas pero importantísimas piezas: los álabes internos del compresor del motor llamados strators. Estas piezas fabricadas en titanio sufrían un desgaste excesivo durante las pruebas de motor de larga duración, perdiendo su eficacia a la hora de comprimir el aire justo antes de que este entrara en la cámara de combustión. Esto se corraboró más tarde durante el test engine-run que realizó Boeing con la primera unidad de su B777X y que tuvo una duración de 7 horas.

General Electric ya tiene otras piezas diseñadas y listas, más robustas y duraderas para el que ya es el mayor motor del mundo. El problema es que, aunque ya estén listas las piezas además de probadas para comprobar que el problema se ha solucionado, el fabricante no puede entregar estas piezas a Boeing hasta que no hayan completado de nuevo la certificación pertinente y, eso, no ocurrirá antes de este otoño. Además, el fabricante tiene que instalarlas en las 18 unidades de este motor ya fabricadas de las cuales 10 son para vuelos de prueba y 8 para modelos de producción.

Realmente hay posibilidades de ver al nuevo B777X antes de final de año de nuevo en el cielo, pero cocn una enorme factura para GE y, sobre todo, para Boeing.

Comentarios