Icelandiair despide a 45 pilotos por la crisis del B737MAX

Tener un avión en tierra parado durante tantos meses, acarrea a la aerolínea unos ingentes costes, ya que esa aeronave no produce dinero, sino sólo gastos.

Es el caso de Icelandair, una compañía más pequeña que, para protegerse de los efectos negativos de la puesta en tierra del B737MAX, ha decidido despedir a 45 pilotos. En este caso se trata de 21 pilotos que se encontraban ya haciendo la habilitación de tipo en Boeing, y a los que se les ha notificado el final del contrato durante una sesión de entrenamiento en simuladores. Además, la compañía ha decidido finalizar el contrato con otros 24 pilotos que ya tenía en plantilla.

Aunque Icelandair ya ha alquilado 3 B767 para minimizar el impacto en las operaciones y se encuentra en negociaciones para una cuarta aeronave, es consciente de que a la aeronave aún le queda mucho tiempo en tierra y ha eliminado al avión del plan operativo hasta el 15 de septiembre. 

Comentarios