Más de 300 B737 NG y MAX con defectos de fabricación en las alas

A estas alturas podemos decir sin temor a equivocarnos que este no es el mejor año para Boeing. Después de los problemas con el software del B737 MAX, ahora a Boeing se le suma este problema. Al menos esta vez, parece ser que la culpa no es del todo suya.

El fallo, que ha sido detectado por Boeing y se ha puesto en contacto con la FAA, en los carriles por los que se mueven las partes móviles de los slats, de las alas del Boeing B737, tanto del Next Generation como del nuevo MAX. Este componente es fabricado por una empresa proveedora de Boeing, aunque es instalada en las alas en las líneas de ensamblaje de alas en la factoría de Renton por el fabricante norteamericano. Este fallo se debe a un defecto de fabricación en origen, en un principio, por una calidad inadecuada de los materiales empleados en su fabricación. 

La FAA ha emitido una directiva de aeronavegabilidad urgente donde se insta a las aerolíneas a identificar y subsanar este problema en un plazo máximo de 10 días porque, aunque no representa un potencial peligro de accidente, si que puede provocar funcionamientos erróneos en esta parte del avión. Tanto el fabricante norteamericano como la FAA ya han identificado los números de serie afectados y se han puesto en contacto con las aerolíneas para enviar las piezas pertinentes donde sean necesarias. 

Aunque no es excesivamente frecuente, tampoco es muy raro que los aviones sean llamados a revisión por piezas con una calidad inferior o defectuosas, dado que hay partidas de ciertos elementos que pueden salir mal de la cadena de producción por diferentes factores.

En concreto, esta directiva afecta a un total de 312 aviones, de los cuales 133 son B737 NG y 179 son B737 MAX. De estas aeronaves, 32 NGs y 33 MAX están en los Estados Unidos.


Comentarios