Estados Unidos expulsa a Turquía del programa del F35: cancelan 100 aviones

La semana pasada, Turquía recibió la primera remesa del sistema de defensa aéreo S-400 ruso, empezando el principio del final de la relación con el programa F-35 y la OTAN.
Estados Unidos llevaba advirtiendo a Turquía casi un año que, de seguir con la compra de los sistemas S-400, las relaciones entre ambos países, la permanencia de Turquía en el programa F-35 y las relaciones entre Turquía y la OTAN podrían llegar a su fin. Hoy, se ha cumplido una importante parte de esas advertencias.

Desde hoy, Turquía queda oficialmente fuera del programa F35, por lo que no recibirá las 100 unidades que tenía acordadas. Además, la producción de 937 partes del F35 por parte de empresas turcas pasará a manos norteamericanas, lo que costará a Washington entre 500 y 600 millones de dólares para que la producción de esos componentes pase a productores norteamericanos.

Sistema de misiles S-400 siendo cargados en un AN-124
Según los Estados Unidos, es inadmisible que personal ruso que esté ligado al sistema de los S-400 pueda estar cerca de los F35, así como conocer su funcionamiento y sus puntos débiles. El programa S-400 le ha costado a Turquía cerca de 2.500 millones de dólares, pero con la cancelación de los F35, Lockheed Martin perderá cerca de 10.000 millones de dólares. 

Esto supone un duro revés también para la OTAN, que verá mermada sustancialmente su poderío en una zona clave que servía como frontera entre la UE y Rusia, dado que Turquía tiene actualmente el segundo mayor ejército de la Alianza Atlántica, sólo por detrás de los Estados Unidos. Además, sólo el tiempo dirá los efectos negativos que tendrá esta decisión en las relaciones comerciales entre los Estados Unidos y Turquía, teniendo en cuenta que Turkish Airlines es uno de los mayores operadores de Boeing del mundo.

Comentarios