Luz verde al sustituto del C101

Durante el Consejo de Ministros del pasado viernes, se aprobó la ampliación de la partida presupuestaria de Defensa para la adquisición de nuevos aviones de entrenamiento para la Academia General del Ejército del Aire. 

Los C101 entraron en servicio en el Ejército del Aire de España en 1980 y el final de su vida útil operativa está muy cerca dado que es un avión que nunca ha recibido una actualización importante de sus sistemas ni de su célula. Además, siendo un avión dotado de la tecnología de los años 80 (escasamente actualizada) no cumple con las exigencias de entrenamiento de los futuros pilotos que pasarán a volar aviones mucho más avanzados tecnológicamente hablando, como los F18 pero, sobre todo, los nuevos Eurofighter. 

La partida presupuestaria aprobada tiene un valor de 75 millones de euros anuales durante los próximos 3 años, cuando el sustituto tiene que estar entregado. El concurso será publicado "próximamente" dado que las primeras unidades tienen que llegar a finales del año 2020 o principios del 2021. En concreto, se espera adquirir un total de 24 aeronaves y 4 simuladores para el entrenamiento de los futuros pilotos.

Los posibles candidatos:

Aunque aún es pronto para augurar un ganador, hace tiempo que suena como sustituto del C101 un avión turbohélice. en este apartado las dos aeronaves con más fuerza serían los norteamericanos de Beechcraft con su T-6 o los suizos de Pilatus con el PC-21, aviones que ya han demostrado sobradamente sus capacidades. Es de esperar que al concurso se presenten también los surcoreanos con los T-50 (a reacción) y los KT1 (turbohélices), pero todo parece indicar que no serán seleccionados. Por otra parte, es muy improbable que veamos presentarse al concurso a Aero, con sus L-159 de producción checa aunque si es posible que veamos a los italianos de Aermacchi con el entrenador M-345, pero es muy improbable que sea seleccionado, aunque si es probable que podamos ver este modelo en un futuro como sustituto de los F-5 de Talavera, pero eso es ya otra historia.

Comentarios