Un chico de 13 años roba un avión, lo estrella y después roba otro

Los hechos ocurrieron el pasado 15 de julio en el Taihu National Holiday Resort, un complejo a orillas del lago Tai en la ciudad de Jiangsu, en el este del país.

Al parecer, el chico de 13 años residente de la zona, consiguió colarse en el complejo y llegar a la zona de los hangares sin ser visto. En ese momento había aparcados dos aviones SeaRey, fabricados por la empresa estadounidense Progressive Aerodyne, que el complejo utiliza para los traslados de los usuarios de las instalaciones así como para paseos turísticos. 

El parecer el chico se subió a uno de los aviones y, al ver que no se movía, se bajó del mismo para retirar los calzos. La aeronave empezó entonces a rodar por la zona, eso si, con el motor apagado. Unos metros después, el avión impacto contra un bordillo de cemento que había al lado. Lejos de parar, el chico se fué al otro avión y, tras haberle retirado los calzos, también lo movió unos metros aunque esta vez con el motor encendido.  

Cuando los empleados de las instalaciones llegaron a los hangares al día siguiente se encontraron con la desconcertante escena. Tras revisar las cámaras de seguridad, las autoridades locales fueron a casa del muchacho donde ninguno de los familiares sabía nada sobre lo sucedido. La familia llegó a un acuerdo de compensación económica con los propietarios de los aviones, que han aceptado 300€ por los daños que uno de los aviones ha sufrido en uno de sus pontones estabilizadores y en el propio casco, daños valorados en más de 1000€. 


Comentarios