Helios 522: 14 años del vuelo fantasma

Un 14 de agosto de 2005, partía del aeropuerto chipriota de Larnaca el Boeing B737-300 con matrícula 5B-DBY de Helios Airways, una pequeña compañía que disponía de una flota de 3 aeronaves.


El avión dejó atrás el aeropuerto de Larnaca a las 06:07 UTC (09:07 hora local) para dirigirse al aeropuerto internacional de Praga, previa escala en Atenas para dejar a algunos pasajeros. A los pocos minutos del despegue y, según el avión ganaba altitud, se activo la alarma de presión de la cabina, pero los pilotos lo interpretaron como un error en un primer momento. Tras persistir dicha alarma, la tripulación se puso en contacto con las instalaciones centrales de la compañía en Chipre para que desde área de mantenimiento pudieran informarles del error por el que sonaba dicha alarma, pero tampoco supieron aclarar la causa de dicha advertencia.

Pasados unos minutos, se desplegaron las mascarillas de oxígeno en la cabina de pasajeros. En esas condiciones y, sin saber la causa, el procedimiento normal indica que el avión ha de descender a una altitud segura, dado que el oxigeno de los pasajeros sólo dura 12 minutos. Pero no hubo ninguna acción por parte de la tripulación del avión y este siguió su curso guiado por el piloto automático. Se cree que en ese momento los dos pilotos ya no estaban conscientes.

A las 10:55 y ya sobre el espacio aéreo griego, se ordenó la salida de dos cazas F-16 de la fuerza aérea griega en alerta Scramble para interceptar la aeronave que no había logrado ponerse en contacto con ningún punto de control de Grecia. A las 11:20 los dos F-16 establecieron contacto visual con el Boeing que se encontraba ya sobrevolando Atenas en círculos. Los militares siguieron el procedimiento estándar, quedándose una aeronave detrás del B737 lista para disparar mientras la otra se ponía a su lado para inspeccionarlo visualmente mientras seguían intentando contactar por radio, aunque por desgracia no hubo respuesta alguna.

Selector de presión de cabina del B737 de Helios
El piloto del F-16 que estaba a la izquierda de la aeronave, observó que todas las mascarillas de oxígeno estaban desplegadas pero, parecía que nadie se movía, al igual que en la cabina de los pilotos. En ese momento los militares recibieron la órden de derribar el avión si consideraban que este pudiera impactar sobre un área poblada de Atenas. Pocos minutos después, el piloto observó un movimiento en la cabina, era uno de los TCP que iba a bordo. Más tarde se supo que intentó reanimar a los pilotos sin éxito y también intentó hacer que el avión descendiera aunque, momentos después, este se quedó sin combustible.

La aeronave, con 115 pasajeros y 6 miembros de la tripulación a bordo, acabó impactando a las 12:04 en una montaña cercana a Atenas sin que hubiera sobrevivientes.

Causas:

La posterior investigación determinó que el accidente se produjo por culpa de un TMA y también de los pilotos. La aeronave había sido sometida a una reparación pocos días antes por un problema de cierra de una de las puertas traseras, lo que ocasionó una pérdida de la presión en cabina. Tras la reparación, los TMA cambiaron el selector de oxígeno de la cabina de automático a manual para realizar un test en tierra de estanqueidad que resultó ser un éxito. Pero, tras esta prueba, no volvieron a colocar el selector en automático y los pilotos no comprobaron esa parte. Como consecuencia, la falta de presión de oxígeno en la cabina provocó que ambos pilotos y todos los ocupantes sufrieran hipóxia, que es la imposibilidad de intercambio de oxígeno en los alveolos pulmonares, lo que provoca la pérdida de consciencia y si la situación persiste, la muerte. 


Comentarios