KLM se queja de la calidad de su último B787

La aerolínea holandesa no está nada contenta con la calidad de su B787-10 que le fué entregado desde la factoría de Charleston y así lo ha dejado ver en un medio holandés.

Este B787 ha sido el primero que la aerolínea ha recibido desde la factoría de Carolina del Sur y no ha cumplido con los estándares de la aerolínea. Para empezar, la aerolínea no recibió su primera unidad del B787-10 el día acordado, sino que lo recibió un día tarde, por lo que no llegó a tiempo a la celebración de los 100 años de la compañía holandesa, que era cuando se suponía que debía ser presentado. 

Después y, tras un par de vuelos, la aerolínea descubrió algunos fallos que ahora ha hecho públicos. Entre esos fallos se encuentran tornillos sin apretar, tres asientos que no habían sido instalados, un tubo de combustible que tuvo un fallo y "algunos fallos menores que han sido reclamados al fabricante para que sean subsanados".

Estas críticas no son nuevas, dado que muchas otras aerolíneas se han quejado de la mala calidad de los B787 que se fabrican en Charleston e, incluso algunas, han rechazado recibir aviones de esta factoría, que son los primeros aviones que se fabrican en esta factoría. Además, la FAA se encuentra inmersa en una investigación junto con las autoridades federales para determinar si Boeing cumple con los estándares y controles necesarios. Otras aerolíneas, sin embargo, han mostrado su satisfacción con las unidades recibidas desde esta factoría.

Comentarios