La flota de B-1B de la USAF está prácticamente inutilizada

El B-1B es un bombardero supersónico pesado con alas de geometría variable de la USAF que, habiendo recibido las primeras unidades en 1980 como reemplazo del B-52, siguen en vuelo hoy en día aunque su retirada está prevista en un plazo corto, entre 2025 y 2030 cuando su sustituto, el avión no tripulado B-21 esté listo para entrar en servicio.


El Senador estadounidense Mike Rounds, miembro del Comité del Senado de las Fuerzas Armadas, ha reconocido en una reciente entrevista que únicamente 6 de los 61 aviones que posee la USAF en servicio activo están en condiciones de realizar una misión. 15 unidades están de baja por mantenimiento y otros 39 están de baja para inspecciones u otros fallos. Uno más está de baja por un accidente durante un aterrizaje a la espera de ser reparado.

Varios senadores, miembros del mismo comité, han exigido a los legisladores que provean a la USAF de los fondos necesarios para la pronta y correcta vuelta al servicio activo del mayor número de aviones posible dado que este avión, junto al B-52 y al B-2, forman parte de la fuerza principal de bombarderos de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. No obstante, con el B-21 en un estado avanzado de desarrollo, no se espera que este avión reciba ninguna otra actualización importante y, según algunos expertos, es probable que hasta 2025 no haya más de una treintena de unidades en servicio.

Comentarios