Un agujero de 40x40 cm obliga a volver a Doha a un B777

El pasado 11 de agosto, un Boeing B777-200LR con matrícula A7-BBC de Qatar Airways había despegado desde Doha (Qatar) con destino a Auckland (Nueva Zelanda) operando el vuelo QR920.
Foto: Andy Riley

Nada más sobrepasar la velocidad de rotación, saltó una alarma en la cabina avisando del erróneo funcionamiento del motor número 2. La tripulación decidió entonces dejar de ascender y estabilizar el avión a 3000 pies de altura. Tras comprobar que el motor funcionaba anormalmente, la tripulación recibió autorización de la torre de control para ascender a 6000 pies y empezar a soltar combustible para aligerar el peso de la aeronave y poder así volver al aeropuerto de Doha. Mientras el avión seguía volando, uno de los pasajeros observó algo negro en la entrada del motor. Aunque los pilotos realizaron una inspección visual desde dentro usando linternas, no pudieron darse cuenta del alcance del problema.

Una hora y 15 minutos después del despegue, el avión tomaba tierra a salvo en el aeropuerto Qatarí y, durante el rodaje, el mismo pasajero que había alertado a la tripulación, observó que faltaba un panel de 40x40 cm del recubrimiento interior del motor que había sido absorbido por el GE90.

Comentarios