El día que todo cambió

A lo largo de nuestra vida hay momentos que nos marcan, momentos que por una razón u otra se vuelven imborrables y que nos dejan una huella profunda. Por desgracia, el 11 de septiembre de 2001 fué un día que dejó marcada a casi toda la población del mundo, pero de una forma mala. 

Por primera vez, aquel día un avión comercial se usó como un arma, para hacer el máximo daño posible en uno de los mayores y más ajetreados centros financieros del mundo. Pero no sólo, aquel horrible y cobarde ataque tuvo repercusiones que han llegado incluso a hoy en día, cuando se cumplen 18 años de aquella jornada que muchos preferimos olvidar.

El 11 de septiembre de 2001, cuatro aviones de pasajeros fueron secuestrados y deliberadamente estrellados contra objetivos públicos con la intención de hacer el mayor daño posible. 2997 personas de bien fallecieron tristemente aquel horrible día y más de 6000 resultaron heridas. El vuelo 11 de American Airlines un B767, el United 175 un B767, e American 77 un B757 y el United 93 con un B757 fueron los 4 vuelos que ese día no llegaron a su destino y que jamás llegarían, dado que desde ese momento esos indicativos fueron eliminados. 

Los detalles son de sobra conocidos, no tiene sentido repetirlos una vez más, es mejor emplear ese tiempo en recordar a aquellos que ya no están y pensar que cuanto mayor es la adversidad más se une la humanidad, como un avión que con viento en cara despega mejor. 

Comentarios