La corrosión: causa de la rotura del tren de aterrizaje de un B777

El incidente ocurrió el 29 de junio de 2018 en el aeropuerto de Narita, en Tokio, Japón. La aeronave, un Boeing B777-300 con matrícula HL7573 había completado el vuelo KE703 desde Seul, en Corea del Sur. 

Foto: JTSB
La aeronave sufrió un aterrizaje más duro de lo normal en la pista 16L motivado por los fuertes vientos característicos del aeropuerto japonés. Tras el aterrizaje, la aeronave se paró en una calle de rodaje adyacente a la pista activa por problemas en el tren de aterrizaje que fueron comunicadas a los pilotos desde la torre de control. Los pasajeros fueron desembarcados en la propia calle de rodaje y trasladados a la terminal en jardineras. 

Ahora, la investigación oficial ha revelado que la rotura del tercer eje o bogie del tren de aterrizaje principal derecho, fué causada por la corrosión. Esta corrosión se originó por la filtración de agua a través de la goma selladora del orificio del pivote, que estaba en mal estado. Al no detectar esta pieza defectuosa, la corrosión actúo en el tren de aterrizaje durante un tiempo aún sin determinar, causando la rotura del tren principal.

Ninguna de las 335 personas que iban a bordo resultaron heridas. La aeronave, entregada en junio del año 2000, fué reparada y permanece en servicio con Korean Air. 

Comentarios