Rolls Royce anuncia un nuevo retraso en las reparaciones de sus Trent 1000

Los motores Trent 1000 de Rolls Royce que equipan los Boeing B787 han tenido problemas casi desde que el modelo de avión en cuestión salió al mercado.

Desde entonces, casi 200 aviones han estado en tierra en algún momento debido a los problemas de las palas del compresor, fabricadas en una calidad inferior a la necesaria que acortaban significativamente su vida útil, llevando a funcionamientos erróneos o fallos graves, como el de un B787 de Norwegian hace pocas semanas al despegar de Roma. 

En febrero de 2019, el fabricante británico estimaba que había 35 aviones parados por los problemas en los motores, de las cuales algunas unidades llevaban un año o más en tierra. El objetivo era que para final de 2020 hubiera sólo 10 aviones en tierra, pero el aumento de la demanda de motores por parte de Boeing así como algunos retrasos inesperados han hecho que esa cifra sea inviable. Hasta ahora, Rolls Royce confiaba en tener el problema totalmente solucionado para el primer cuatrimestre de 2020, habiendo sustituido las piezas necesarias en todos los motores afectados. Ahora, el fabricante ha retrasado esta estimación al segundo cuatrimestre del próximo año y no descarta nuevos problemas.

Casi al mismo tiempo que este anuncio, el fabricante se hundía en la bolsa de Londres un 3.5% tras anunciar que tendría que destinar otras 100 millones de libras para solucionar este problema. 

Comentarios