Un A330 aterrizó de emergencia porque el piloto derramó el café

El pasado 6 de febrero, un Airbus A330 con matrícula G-TCCF de Thomas Cook que cubría el vuelo de Condor DE2116 entre Frankfurt y Cancún dió media vuelta sobre el océano Atlántico por un problema técnico y aterrizó sin mayor novedad en el aeropuerto irlandés de Shannon. En principio esto no sería nada nuevo y tampoco relevante, dado que suele suceder sin ir a mayores casi a diario en algún lugar del mundo.
Foto: Ken Fielding

En ese momento, la aerolínea publicó un comunicado diciendo que el aterrizaje de emergencia se debió a humo en la cabina. Ahora, la AAIB británica ha publicado lo que realmente pasó y sí, el avión volvió al aeropuerto irlandés con emergencia declarada (squawk 7700) por olor a quemado y humo en la cabina, no obstante no sabíamos a qué se debía esto. Pues bien, el humo fué originado porque el capitán derramó un vaso de café sobre el ACP1 y ACP2, causando un humo en la cabina y un fuerte olor a fuego eléctrico.

Debido a los problemas de comunicación, declararon emergencia y regresaron al aeropuerto de Shannon donde aterrizaron casi dos horas y media después, unas 5 horas y media después de despegar de Frankfurt. Tras el aterrizaje, 5 de los 332 ocupantes del avión fueron trasladados a un hospital cercano por intoxicación leve. El avión continúo a Cancún con un gran retraso tras una escala en Manchester por cuestiones legales. 

Airbus ha declarado que los A330 vienen con un lugar especial para los vasos de bebidas y que se indica a las aerolíneas que medidas utilizar para que quepan en esos portavasos. No obstante, el vaso de café del capitán del vuelo DE2116 era demasiado grande y decidió dejarlo sin ningún tipo de sujeción sobre la mesa de la que dispone el avión. 

Comentarios