Bombardier vende su división de estructuras a Spirit AeroSystems

Bombardier sigue con su plan de deshacerse de varias líneas de su negocio para centrarse en su punto fuerte: la fabricación de aviones ejectivos de toda clase y trenes.

Tras haber vendido varios programas como el CL415 o el CSeries, ahora se deshace de su división de estructuras para traspasarla a Spirit AeroSystems, con base en Wichita. Este acuerdo, valorado en unos 500 millones de dólares incluye los centros de Irlanda del Norte, Marruecos y el centro MRO de Texas. Pero, es una compra estratégica dado que, en cuanto a facturación y volumen de trabajo, Spirit es el mayor proveedor de Boeing. Actualmente, la empresa de Kansas fabrica todos los fuselajes de los B737, además de multitud de componentes para las familias B747, B767, B777 y B787.

En cuanto a su actividad con Airbus, Spirit fabrica las secciones delanteras de las alas del nuevo Airbus A350. Pero, con esta compra, Spirit se posiciona en un lugar más cercano al fabricante europeo, puesto que ahora tendrá la responsabilidad de fabricar piezas del fuselaje del A220 (el antiguo CSeries) siempre y cuando el trato sea aprobado por los organismos reguladores, tanto de Canadá como de Estados Unidos, cosa que se espera que ocurra a lo largo de 2020 cuando quede completamente cerrado el acuerdo.

Además, Spirit AeroSystem se ha comprometido a seguir suministrando todo lo necesario para las diferentes familias de aviones ejecutivos de Bombardier, incluído el nuevo Global 7500.

Comentarios