De polo en polo con un B747-SP

Actualmente no es raro que algunas aerolínea vuelen sobre el polo norte del planeta para acortar rutas, más raro es que lo hagan sobre el sur, dado que casi ninguna aerolínea comercial se acerca a este remoto lugar del planeta. Pero, ¿y volar sobre ambos polos? Esto ocurrió el 28 de octubre de 1977 cuando un Boeing B747-SP de Pan Am estaba a punto de despegar desde el aeropuerto de San Francisco para encarar un vuelo de récords, duro, pero de récords. 

El Pan Am 50 fué un vuelo ideado para celebrar los 50 años de la famosa y, por desgracia desaparecida, compañía norteamericana. El vuelo 50 fué operado por el N533PA, un Boeing B747-SP que fué entregado a la compañía norteamericana en marzo de 1967 y que tuvo muchos nombres, bajo los colores de la misma compañía: primero se llamó Clipper Freedom. Un mes más tardes, se renombró como Clipper Liberty Bell para realizar otro vuelo de récrod, el que lo llevaría desde el JFK, hasta Nueva Delhi, después a Honolulu y de vuelta a Nueva York.

A finales del mes de enero de 1977, recibió el nombre de Clipper New Horizons, nombre con el que completaría el reto del presente artículo. Después, a mediados de 1985 se le cambió el nombre a Clipper Young America. Más tarde, en octubre de ese mismo año, el avión pasaría  manos de United. 

Volviendo al tema que nos ocupa, el vuelo 50 de Pan Am despegó el 28 de octubre del aeropuerto de San Francisco a manos del experimentado capitán Walter H. Mullikin. El vuelo total fue dividido en 4 etapas, coincidiendo con las escalas necesarias para repostar. La primera de ellas pasaría por el Polo Norte para aterrizar después en el aeropuerto de Londres. Este primer vuelo duró un total de 11 horas y 16 minutos para cubrir las 6403 millas (11.858km). 

El siguiente tramo en cubrirse podría ser un vuelo regular de los que ya se hacían en aquella época. Con salida en el aeropuerto de Heathrow, el Clipper New Horizons tardó 11 horas y 6 minutos en cubrir las 6,157 millas (11.402 km) hasta la Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Tras recargar el combustible necesario, el avión volvió a despegar para pasar, esta vez, por el Polo Sur y aterrizar en Auckland, en Nueva Zelanda. Este largo tramo de 7550 millas náuticas o 13.982km, se completó en 14 horas y 7 minutos. 

Habiendo pasado ya por ambos polos, el último vuelo era de regreso a casa y las 6,696 millas náuticas o 12,400 km hasta San Francisco se completaron en 11 horas y 34 minutos.  Incluyendo las escalas, el vuelo total se completó en 54 horas, 7 minutos y 12 segundos, estableciendo varios récords mundiales que le fueron reconocidos tanto a la aerolínea, a Boeing (por las capacidades del B747-SP) y la tripulación. 

El récord fué certificado por la FAI (Federación Aeronáutica Internacional) a una velocidad media de 784 km/h.

Comentarios