El B747 Global Super Tanker vuelve a casa después de un mes y medio luchando

El pasado 23 de agosto llegaba al aeropuerto de Viru Viru, en Bolivia, el Boeing B747 de la empresa Global Super Tanker para ayudar en las dificiles tareas de extinción de los incendios del Amazonas, que llevan dos meses ardiendo en el pulmón verde del planeta.

Ahora, después de 52 días de arduo trabajo ininterrumpido, el B747 vuelve a su base de San Bernardino (en California) donde, tras una revisión, estará listo para volver a entrar en servicio allá donde sea requerido. Aunque ni la empresa ni el gobierno boliviano han hecho aún públicos los detalles de la lucha del B747 en los incendios, si que parece que ha batido varios récords mundiales, tanto de número de descargas como de cantidad de agua descargada dado que, recordemos, puede llevar 74.200 litros de agua o retardante de una sola vez que puede esparcir en un área de 4.8 km de largo por 46 m de ancho.

El coste de esta operación tampoco se ha hecho público, pero según algunas fuentes, el importe estándar es de 165.000 dólares cada tres días, vuele el avión o no. Pero además, si el avión vuela, hay que sumar 16.500 dólares por cada hora de vuelo. Es decir, que sólo el alquiler de la aeronave ha costado cerca de 3 millones de dólares, aparte de todas las horas de vuelo que haya podido efectuar. Lo importante es que, sin duda, los feroces incendios que azotaban el Amazonas se han visto considerablemente reducidos gracias a la acción de este avión y otras aeronaves, así como de los miles de voluntarios y profesionales que han luchado contra el. 

Comentarios