La NTSB recomienda a Boeing cambiar los motores de casi 7000 B737NG

El 17 de abril de 2018 el vuelo WN1380 entre Nueva York y Dallas sufrió un fallo grave del motor unos 20 minutos después del despegue, ocasionando la explosión del mismo y provocando daños en la cubierta del motor, fuselaje y ala izquierda. Como consecuencia de esto, una pasajera de los 144 que iban a bordo fué succionada parcialmente por la ventana, ocasionándole la muerte. Ortos 8 pasajeros y miembros de la tripulación resultaron heridos de diversa consideración. La aeronave realizó un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Filadelfia. 

Ahora, la NTSB ha emitido su informe provisional (el definitivo se espera que sea publicado en 2 ó 3 semanas, aproximadamente) donde concluye que la probable causa del fallo que ha llevado a la pérdida de la vida de una pasajera se debe, no sólo en un problema del motor, sino también de la cubierta del mismo.

En concreto hace referencia a que los álabes del motor impactaron en una zona vulnerable de la cubierta, pero a la vez crítica. Algunas piezas podrían haber viajado hasta la parte delantera del motor, ocasionando a su vez un fallo en el fan que aumentó la presión sobre la carcasa. Este impacto a gran velocidad provocó una tremenda cantidad de energía en un punto débil e hizo que se rompiera la carcasa, desprendiéndose y cayendo a tierra una parte de la misma y la otra impactando en el ala derecha, en los slats y en el fuselaje del avión, rompiendo una de las ventanas y ocasionando varios orificios más que provocaron que la presión de la cabina descendiera brúscamente. 

Ante esto, la NTSB concluye que los motores CFM que propulsaban al B737 de Southwest pueden fallar de manera diferente a las estudiadas en las simulaciones previas a la certificación del aparato y que la cubierta ha de estar preparada para absorber dichos impactos, para prevenir otra catástrofe como la del vuelo de Southwest.

Con estos datos, la NTSB ha emitido las siguientes recomendaciones:
- Boeing tiene que identificar los puntos críticos de impacto de piezas en las carcasas de los motores CFM56-7B.
- Se recomienda rediseñar dichas carcasas en los aviones NG o Next Generation para reforzar los puntos críticos. 
- Una vez identificados los puntos críticos y rediseñada la cubierta, esta ha de ser instalada en los B737 de la familia Next Generation y también en la nueva generación de aviones MAX. 
- CFM tiene que inspeccionar los motores CFM56-7B en busca de puntos débiles en los álabes que puedan provocar un fallo de motor como el del vuelo de Southwest. Si se descubrieran fallos, los motores tendrían que ser cambiados.
- Los fabricantes de aviones y de motores tiene que trabajar en estrecha colaboración para identificar los puntos débiles de los motores, sus cubiertas y los pilones que los unen a las alas para reforzarlos.
- Diseñar y emitir procedimientos que ayuden a las compañías y tripulaciones en casos similares de pérdida de un motor de forma explosiva.

También ha emitido las siguientes recomendaciones a la EASA:
- Tener en cuenta el presente informe y aplicarlo a las aerolíneas bajo su mando.
- Extender las recomendaciones antes citadas a las certificaciones de aeronaves que lleve a cabo en territorio europeo (Airbus) para prevenir incidentes similares.
- Implementar métodos de análisis y simulación para determinar los puntos débiles y críticos de las estructuras de los motores y sus cubiertas.

Además, la NTSB recomienda a Southwest Airlines revisar su operativa de modo que incluya un entrenamiento para este caso específico a su tripulación, sobre todo la necesidad de que los TCP se encuentren en sus asientos durante los aterrizajes de emergencia o los descensos bruscos, dado que uno de los heridos de más consideración fué un TCP.  

El expediente del vuelo WN1380 puede ser consultado en este enlace.


Comentarios