Thai Airways podría volver a volar sus A340

Lejos queda aquel final de año de 2014 cuando Thai Airways retiraba, con bastante rapidez, los Airbus A340 que poseía en ese momento: 6 unidades de la versión de mayor tamaño, la 600 y otras 4 de la versión más corta pero más alcance, el A340-500. En un principio la aerolínea planeaba volar el A340 hasta 2020.

La principal razón de esta precipitada retirada era la recepción de los aviones de nueva generación, el Boeing B787 y el Airbus A350, mucho más eficientes y con las nuevas cabinas de la aerolínea de bandera tailandesa, unas cabinas con las que ya contaban los B777 y los A380. En ese momento, Thai llevó los A340 al aeropuerto de Pattaya, al sur de la capital.

Desde entonces, hace ya 5 años, los aviones han estado sin moverse y, aunque preservados, han estado en un clima nada beneficioso para la conservación de aviones: la altísima humedad de la zona costera combinada con un clima bastante caluroso hace que el daño en las aeronaves se acentúe. Todo esto mientras la aerolínea esperaba un comprador para los aviones, un comprador que no llegaba a excepción de uno de los A340-500 que ha ido a parar al gobierno tailandés.

Ahora, el ministro de transportes de Tailandia, sugiere a la aerolínea volver a rescatar los A340 para los vuelos de largo radio. Una sugerencia que no ha pasado desapercibida después del varapalo que se ha llevado la junta directiva por parte de los inversores, que han rechazado un plan para adquirir 38 aviones de nueva generación mientras la aerolínea presenta unas asombrosas pérdidas de 3.200 millones de dólares. Para sortear en medida de lo posible y revertir esta situación, los A340 pueden ser una buena opción siempre y cuando se actualice la cabina de pasajeros y se pongan a punto, según el ministro. 

Esto, aunque en principio no parece una mala idea, tiene algunos inconvenientes:
- Los aviones llevan parados más de 5 años en un ambiente muy malo para la preservación de aviones.
- Necesitan ser sometidos a un mantenimiento exhaustivo y tremendamente costoso antes de volver al servicio.
- Necesitan una nueva cabina de pasajeros, como es lógico. Esto, además de muy caro, puede llevar más de un año.
- Hay que volver a adaptar a las tripulaciones al modelo, dado que los empleados que trabajaban con el A340 han sido transferidos a otros modelos.
- El alto coste por vuelo: el A350 ha llegado a reducir en más de un 35% el combustible en determinados vuelos y rutas sacando casi el mismo peso que el A340. 
- Mantenimiento general regular: a más motores, más gasto en mantenimiento. Más aún si tenemos en cuenta que la nueva generación de aviones tiene un mantenimiento más ajustado, lo que no requiere pasar con tanta frecuencia por el hangar.

Esto ha caído como un jarro de agua fría entre las asociaciones de trabajadores de la aerolínea, que ven esto como una incompetencia de los gestores al utilizar aviones muy caros durante poco tiempo y luego abandonarlos, dado que nadie los quiere, lo que acentúa una vez más el fracaso del A340-600 como modelo. En el caso de Thai, ninguno de los A340 superaba los 10 años en el momento de ser retirados y algunas unidades, únicamente tenían 6 años. Es decir, eran aviones prácticamente nuevos que se habían quedado obsoletos para Thai Airways.

Comentarios