El B747-8I que nunca será entregado a una aerolínea

Desde el inicio de la producción en 2008, 138 unidades del Boeing B747-8 han sido producidas y su final parece estar más cerca que nunca cuando apenas restan menos de 20 unidades por se producidas y no paree que haya pedidos nuevos. Si bien es un avión eficiente, los nuevos bimotores han copado el mercado por completo. 
Foto: ATCpilot_photography

De esas 138 unidades, únicamente 49 aviones han sido de la variante de pasajeros o B747-8I, y de esos 49 aviones 8 han sido entregados como aviones gubernamentales. De los 41 aviones restantes de la versión de pasajeros, Lufthansa ha sido la aerolínea que más aviones ha pedido con un total de 20. Pero, sólo ha recibido 19 unidades y no está previsto que reciba ninguna más. Entonces, ¿Dónde está la unidad número 20?

La respuesta es sencilla: almacenada en el desierto. Cómo ha llegado ahí es una historia un poco más complicada que describiremos a continuación.

Este avión lleva actualmente la matrícula N828BA y se encuentra almacenado en el aeropuerto de Victorville, en California, donde lleva desde el 15 de junio de 2018. Antes estuvo almacenado en la base aérea de San Antonio entre marzo y junio de 2018, donde llegó desde el aeropuerto de Pinal, en el que llevaba desde mayo de 2015 parado. El avión tiene el número de serie 1435 y ha sido el avión número 15 del modelo B747-8, pero sólo el segundo Intercontinental fabricado, dado que las 13 primeras unidades han sido cargueros y el 1434 ha sido también un avión de pruebas que ha ido a parar al gobierno de Kuwait después de ser utilizado por Boeing para las pruebas de certificación. 

Esta unidad, al igual que la 1434, ha sido una unidad que Boeing ha utilizado para los vuelos de certificación de la variante, mucho menos exigentes dado que gran parte de las pruebas necesarias las realizó Boeing con las primeras unidades de la versión carguera. Esto es algo habitual, dado que al compartir gran parte de los componentes entre versiones, las pruebas de la versión de pasajeros se redujeron bastante dando que se dieron por buenas las de la versión carguera, es un procedimiento estándar. 

Después de los vuelos de prueba, el avión iba a ser entregado a Lufthansa, otro procedimiento habitual. Normalmente estas unidades de prueba se entregan a las aerolíneas (o gobiernos) a un precio reducido acordado previamente por el uso y desgaste que ha tenido. Lo más normal en estas unidades es que sean entregadas con motores nuevos y con algunas piezas cambiadas. 

En el caso de esta unidad, Lufthansa la iba a incorporar a su flota bajo la matrícula D-ABYE e incluso se ha llegado a pintar con los colores básicos de la aerolínea, colores que aún conserva a día de hoy. Finalmente este avión ha sido declarado NTU (Not Taken Up o no aceptado) por parte de la aerolínea alemana por razones que nunca han llegado a transcender de forma oficial. Por lo cual al final la aerolínea alemana sólo tiene 19 unidades del B747-8I y no 20, como estaba previsto en un principio. 

En cuanto a esta unidad, es probable que no vuelva a volar bajo los colores de una aerolínea y si llegara a salir algún día del desierto, es probable que lo haga como avión VIP para el gobierno de algún país. 

Comentarios