11 años del Milagro del Hudson

A las 15:24 hora local de Nueva York del 15 de enero de 2009, el Airbus A320 con matrícula N106US de US Airways (ahora absorbida por American Airlines), despegaba del aeropuerto de La Guardia con destino al aeropuerto de Seattle - Tacoma como Cactus 1549 con 150 personas a bordo y 5 miembros de la tripulación. Dos minutos después de dejar atrás la pista 4 del aeropuerto, el avión impactaba contra una gran bandada de gansos canadienses, sufriendo la parada de ambos motores por los impactos.

Chesley Sullenberger, el capitán y el primer oficial, Jeffrey Skiles, declararon emergencia al centro de control de La Guardia, que paró inmediatamente los despegues de todos los aeropuertos de la zona. En un primer momento, se le ofreció a la aeronave volver al aeropuerto de origen, no obstante el avión perdía altitud dado que en el momento del impacto sólo había ascendido 850m a una velocidad de 340km/h. Casi inmediatamente, la aeronave viró a izquierdas para dirigirse al aeropuerto de Teterboro, una meta inalcanzable al superar el puente George Washington a sólo 270m de altitud. 

En ese momento, el capitán Sully decidió amerizar en el río Hudson, su única opción. Tras mantener una senda de planeo impecable, el capitán levantó ligeramente el morro del A320 para tocar suavemente el agua del río que se encontraba a sólo 5ºC. A las 15:31 el avión impactaba ante la mirada atónita de varios cruceros a la altura de la calle 48. Alertados por la Guardia Costera de los Estados Unidos, todos los buques disponibles en la zona acudieron al rescate del avión, que parecía no haber sufrido daños severos.

Durante el amerizaje de emergencia, sólo una TCP resultó herida al romperse un tobillo. Varias personas sufrieron una hipotermia moderada por la temperatura exterior de sólo 7 grados. Tras evacuar a todas las personas del avión, este fué remolcado a uno de los lados del río para la posterior investigación que aunque en un principio criticó la actuación del capitán diciendo que podría haber llegado al aeropuerto de Teterboro, finalmente dictaminó que los daños sufridos por el avión así como la altitud y la velocidad eran insuficientes. 

Toda la tripulación del avión fué reconocida por su labor, llegándose incluso a rodar una película donde Tom Hanks interpreta a Sully. La aeronave fué trasladada al museo de aviación de Carolina del Norte, donde ha permanecido expuesta desde entonces y hasta su cierre el pasado mes de julio, tal y como os hemos contado en este artículo
Momento de la recuperación del avión del rio. Foto: Robert M.
Tecnicismos y datos aparte, es un verdadero milagro o hazaña, como cada uno prefiera denominarla, que tras semejante situación nadie haya resultado herido de gravedad. En verano del año pasado, hemos visto un caso parecido, donde un Airbus A321 de Ural Airlines ha realizado un aterrizaje en un campo de maíz, tal y como os hemos contado en este artículo, y que mucha gente compara al Milagro del Hudson.

Comentarios