Actualziación del accidente del B737 de Ukranian Airlines

Cuando apenas han pasado 24 horas de este accidente, se han postulado dos posiciones básicas: derribo o fallo técnico. Vaya por delante siempre que hay que esperar a los informes oficiales de los investigadores acreditados para tal efecto. 

Datos preliminares:

El avión era un Boeing B737-800 con matrícula UR-PSR que fué entregado a la aerolínea ucraniana directamente desde la factoría de Renton el 19 de julio de 2016, es decir, tenía una antigüedad de 3.6 años. La tripulación estaba compuesta por 3 pilotos y 6 TCP. El capitán tenía una experiencia de 11.600 horas de vuelo en el Boeing B737, de las cuales 5.500 eran como capitán. El piloto instructor tenía 12.000 horas de vuelo en el B737, 6.600 de ellas como capitán y el primer oficial tenía 7600 horas de vuelo en el B737. El avión estaba realizando el vuelo PS752 entre Teherán (Irán) y Kiev (Ucrania) con 167 pasajeros a bordo y 9 miembros de la tripulación de las siguientes nacionalidades: 11 ucranianos (incluidos los 9 miembros de la tripulación), 82 pasajeros de Irán, 63 de Canadá, 10 de Suecia, 7 de Afganistán y 3 de Reino Unido.

Antes de caer, el avión alcanzó una altitud de 2400 metros o 7874 pies y más de 300 nudos de velocidad. Lo que si parece confirmado sin lugar a dudas es que la aeronave estaba ardiendo mientras caía 3 minutos después del despegue, a 17km del aeropuerto internacional de Teherán. No hubo ninguna llamada de emergencia o aviso por parte de la tripulación. 

Teoría del derribo:

En el lugar del accidente se han encontrado varios restos más grandes. Entre ellos, uno de los trenes de aterrizaje, una sección del fuselaje, el estabilizador vertical y parte de un ala. Además de un trozo más grande de uno de los motores. En las fotos del fuselaje, el estabilizador y el ala se observan una serie de agujeros ovalados separados entre sí, que recuerdan a los que se encontraron en el fuselaje del Boeing B777 de Malaysia Airlines que operaba el vuelo MH17 y que fué derribado sobre Ucrania con un misil de fabricación rusa. Algunas fuentes apuntan a que estos agujeros pueden deberse a restos de uno de los motores tras un posible fallo.


Teoría del fallo técnico:

La teoría más extendida sobre el fallo técnico, recalcamos que aún no hay ningún dato oficial, es que uno de los motores se sobrecalentó y pudo explotar tras el despegue, lo que habría lanzado diminutos fragmentos de materiales contra el fuselaje y las alas. 

Irán, por su parte ha confirmado a través de la televisión pública que ya ha encontrado las cajas negras tanto de voz como de datos del avión, pero que en ningún caso las entregará ni a Boeing ni a los Estados Unidos debido a la creciente tensión entre ambos países. Según dicha televisión, el gobierno iraní está decidiendo a quién puede hacer entrega de esas cajas negras y que tenga capacidad para analizarlas. 

En condiciones normales, la investigación tendría que ser liderada por Irán, dado que es el país donde ocurrió el accidente. También tendría que estar acreditada Ucrania, dado que es el país de origen de la aeronave y los Estados Unidos, por ser el país donde se diseñó y fabricó el avión. Pero, dada la situación actual, parece prácticamente imposible que algún empleado de la FAA o la NTSB vaya a tener acceso a los datos de la aeronave.

Actualización:
El Pentágono acaba que anunciar que la aeronave podría haber sido derribada por un misil Tor-M1, que formaba parte del escudo antiaéreo de Teherán activo por las crecientes tensiones. Un alto mando del ejército de los EEUU apunta a que el misil, de fabricación rusa, se habría disparado por error al confundir el avión con una amenaza. Por su parte, Irán ha ofrecido una investigación para que un delegado de los EEUU acuda al lugar del accidente.



Comentarios