Un A321 de Nordwind Airlines sufre daños severos tras un aterrizaje forzoso

El pasado 3 de enero, un Airbus A321 de la aerolínea rusa Nordwind Airlines con matrícula VQ-BRS, sufrió severos daños tras un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Antalya.



El vuelo N4 1801 se disponía a aterrizar en la pista 36C del aeropuerto turco tras completar el vuelo desde el aeropuerto de Sheremetyevo, en Moscú. La aeronave realizó una aproximación ILS a la pista 36C cuando, según el capitán, la aeronave pasó por una zona de microrráfagas (viento fuerte descendente que suele aparecer rápido y dura poco) sobre el umbral de la pista. Tras un primer impacto, la aeronave realizó un go around. Durante este go around, la tripulación detectó que el indicador de actitud (posición del avión respecto al suelo) y navegación habían fallado y también había entrado humo en la cabina. Tras declarar Mayday (emergencia) la aeronave realizó una pasada baja sobre la pista 36C con el tren de aterrizaje abajo para que se pudieran comprobar los daños desde la torre de control.

Un vez realizada la bajada y mientras se disponía a realizar el circuito para el aterrizaje, falló el sistema hidráulico, por lo que la tripulación volvió a declarar emergencia aunque pudo completar la aproximación visual a la pista 36C donde aterrizó con éxito escasos minutos después. La aeronave se detuvo por completo en la pista, donde esperaban los servicios de emergencia que no llegaron a intervenir. Los pasajeros fueron desalojados mediante escaleras y llevados a la terminal mediante jardineras. 

Más tarde, se pudieron evaluar los severos daños que sufrió el avión: los dos neumáticos delanteros habían reventado debido al primer golpe. El fuselaje estaba roto por la parte delantera además de doblado. El tren de aterrizaje recibió tal impacto que además de romperse algunas piezas pequeñas (no se han especificado cuáles) este ha atravesado el suelo de la aeronave, penetrando en la cabina de pasajeros, justo detrás de la puerta de acceso a la cabina de vuelo. Los investigadores están revisando el avión en busca de otros daños ocultos en las alas, fuselajes o zonas internas como el mamparo de presión.

La aeronave había sido entregada en mayo de 2017 directamente a la aerolínea rusa en Hamburgo (Alemania) y tiene una configuración interior de 220 plazas en una única clase. Probablemente sea dada de baja debido a los severos daños que ha sufrido. 

Autoría de las fotos: Airport Haber


Comentarios