50 años del fallecimiento de Ketih Sapsford: el polizón más famoso de la historia

Cada cierto tiempo, por desgracia escuchamos casos de gente que se sube a bordo de aviones de manera no legal para intentar escapar, muchas veces, hacia un futuro mejor. A lo largo de la historia, muchos han sido los casos que se han dado, el último de ellos, no hace mucho. 

Pero, el que sin duda es el caso más famoso, es el del joven Keith Sapsford, fallecido un 24 de febrero pero de hace 50 años en el aeropuerto Kingsford Smith, en Sydney.

Tal y como contó su padre después del desgraciado suceso, al joven de 14 años le apasionaba viajar y había intentado escapar de casa varias veces para ir a descubrir el mundo. Tras una vuelta al mundo con sus padres para intentar saciar esas ansias de conocer nuevas culturas, la obsesión del jóven solo empeoró, haciendo incluso necesario su internamiento en un centro de apoyo para jóvenes. 

Un 21 de febrero de 1970, el jóven consiguió escapar de ese centro y se dirigió al aeropuerto de Sydney, donde 3 días después consiguió colarse en el tren de aterrizaje trasero de un DC-8 de Japan Airlines que iba a cubrir ese día la ruta al aeropuerto de Tokio. Cabe recordar, no obstante, que las medidas de seguridad en la aviación (incluidos los aeropuertos) hace 50 años no eran tan exhaustiva como es hoy en día y, además, no había todas las medidas de seguridad modernas de las que disponemos hoy en día.

Quizás este desgraciado accidente hubiera sido una anécdota más publicada en las páginas de en medio de algún periódico local, sin embargo, todo esto cambió por la foto de John Gilpin, un spotter local. El aficionado a la aviación acudió al aeropuerto para hacer algunas fotos de sus aviones preferidos entre ellos y, sin darse cuenta, el avión de Japan Airlines. Cuando saltó la noticia del fallecimiento del jóven que había caído desde una altura de unos 200 pies (61m) cuando se abrieron las compuertas del tren de aterrizaje, John acudió a revelar el carrete de fotos y para su sorpresa inmortalizó el momento exacto de la caída del joven.  

La fotografía se publicó en la revista Life y hasta hoy es uno de los más crueles recordatorio de que la aviación también tiene un lado oscuro cuando personas desesperadas, por unos motivos u otros, se juegan la vida y muy pocas veces sobreviven a un entorno tan hostil.


Comentarios

  1. Valla que es un evento lamentable pero parte la historia, buen relato punto a punto sct sobre este acontecimiento

    ResponderEliminar

Publicar un comentario