Boeing intensifica los vuelos de prueba previos a los vuelos de certificación

La semana pasada conocíamos un nuevo problema de software en el Boeing B737MAX y, aunque según los ingenieros y la FAA no era un problema grave y difícil, ha llevado algún tiempo arreglarlo. También la semana pasada conocíamos por declaraciones de varios portavoces de la FAA que los vuelos del B737MAX para obtener de nuevo su certificación eran inminentes, con la intención de que el avión vuelva a volar antes del verano. 
Foto: Steve Lynes
Desde su puesta en tierra, Boeing no ha parado de utilizar los aviones que tiene de pruebas para hacer diferentes vuelos. Además, también ha volado todos y cada uno de los aviones que ha salido de la cadena de montaje de Renton, ahora parada. Los aviones que irán a parar a las aerolíneas han realizado los correspondientes vuelos de prueba, así como los vuelos para ser trasladados a los hangares de pintura, generalmente en Moses Lake o Victorville. 


Ahora, además, ha intensificado la actividad de las unidades dedicadas exclusivamente a vuelos de prueba. Así, estos días, un Boeing B737 MAX7 y un MAX8 con el sofware actualizado han estado haciendo vuelos de prueba por todo Estados Unidos con el fin de probar el avión en diferentes aeropuertos y en diferentes situaciones. Estos vuelos son los previos a los importantes, a aquellos que conducirán a recertificar el MAX para su uso comercial, cuyo comienzo es inminente, siempre y cuando no surjan nuevos contratiempos. 

Comentarios