El F-35 no podrá volar en supersónico para preservar su integridad estructural

A principios de año os contábamos en este artículo que a lo largo del año 2019, el Departamento de Defensa de los EEUU había descubierto más de 800 fallos en los F-35. Este año, conocíamos la curiosa noticia del arreglo de 4 de esos problemas, pero el descubrimiento de otros 5 nuevos.

En un avión tecnológicamente tan avanzado y con tecnología completamente nueva, es normal encontrar algunos problemas (aunque quizás no tantos), pero el último de ellos podría explicar el accidente del F-35 japonés en abril del año pasado y que en un principio parecía haber sido un desvanecimiento del piloto.

Ahora se sabe gracias a la información filtrada por Defense News, que el F-35 tiene un grave problema con la pintura especial que le ayuda a ser tan sigiloso. Al parecer, a velocidades por encima de MACH 1.3 a gran altitud, la pintura de la zona trasera no es lo suficientemente resistente y se desprende debido a que, para alcanzar y mantener esa velocidad a una altitud de 50.000 pies, el avión tiene que utilizar su postquemador. Este problema ya fue detectado por el DOD (Departamento de Defensa de los EEUU) en 2011. No obstante, la pintura no compromete la integridad estructural en ningún avión, aunque eso dejó al descubierto otro grave problema de este modelo: las ampollas causadas en la pintura por el postquemador dejaron al descubierto problemas en la estructura del estabilizador vertical.

Estos problemas si pueden comprometer la integridad estructural de la aeronave, pues debilita la zona de cola del avión, lo que podría causar un accidente, como quizás haya ocurrido en el accidente del F-35A japonés. 

No obstante, el DOD precisa que estos daños se dan en el F-35B cuando vuela por encima de MACH 1.3 durante más de 40 segundos y en el F-35C cuando vuela a esa velocidad durante 50 segundos. Aunque es un problema muy grave de la aeronave, no será reparado y ni siquiera será investigado, pues ha sido archivado el año pasado como "sin solución prevista". Esto se debe a que el DOD no contempla hacer cambios en esta sección por ser una tarea muy costosa para el fabricante, que incluiría investigar nuevos materiales así como pruebas en estático y en vuelo, lo cual podría demorarse años y encarecer todo el proyecto. 

Simplemente se han limitado a recomendar a los pilotos que no superen MACH 1.3 durante los vuelos, lo cual prácticamente condena al avión, dado que uno de los puntos fuertes de cualquier caza es su capacidad de vuelo supersónico para esquivar a los enemigos o a sus armas. 

Comentarios