Lufthansa cede al gobierno alemán el 25% de la compañía a cambio de la ayuda

Finalmente no se ha producido lo que se venía oyendo en las últimas semanas. Lufthansa ha optado por no declararse en quiebra y aceptar la ayuda estatal, eso sí, a un alto precio: el estado alemán pasará a tener el 25% de las acciones de Lufthansa y dos asientos en el consejo de administración de la compañía. 

A cambio de estas concesiones, Lufthansa recibirá un crédito de 9.000 millones de euros para poder pasar esta crisis en la que la aerolínea está perdiendo cerca de un millón de euros por cada hora que pasa. Pero, ¿que va a suponer esta ayuda para la aerolínea alemana? Vayamos por puntos:

- Lufthansa se suma a aerolíneas europeas como Air France, KLM o British Airways en las que el estado formará parte de la aerolínea a cambio de la ayuda. Esto es algo que a priori todas las aerolíneas querían evitar pues, como resulta lógico pensar, cada aerolínea quiere reestructurarse según sus necesidades y su criterio y no con ideas impuestas por razones políticas. Esto no es algo nuevo, ya hemos visto en anteriores artículos que los estados obligan a las aerolíneas a comprar aviones o abandonar ciertas rutas por ideas políticas, como es el caso de Air France que ya no podrá realizar vuelos de menos de dos horas en territorio nacional. 

- Lufthansa tendrá que convocar una junta extraordinaria de accionistas para que aprueben el paso dado hoy. Aunque el gobierno federal alemán ha aprobado la ayuda, esta no se hará efectiva hasta que la compañía firme el acuerdo con el delegado del gobierno y hasta que la junta de accionistas apruebe por mayoría las medidas. 

- Lufthansa tendrá que hacer concesiones, ajustes y recortes. Esto es algo indudable, ya ha pasado con Air France. La aerolínea de bandera alemana tendrá que ceder en muchas cosas a las ideas del gobierno que probablemente se encaminen hacia la sostenibilidad y la reducción de las emisiones, por lo que, por ejemplo, podríamos dejar de ver vuelos nacionales de menos de una hora y media o dos, lo que representa que Lufthansa podría dejar de tener una red nacional de vuelos. 

- Lufthansa será la única beneficiaria de la ayuda. Al igual que ha pasado con las ayudas concedidas a Swiss o Austrian (entre otras) la ayuda del gobierno alemán está destinada única y exclusivamente a Lufthansa y no podrá ser empleada en el resto de las aerolíneas del grupo.

Aunque en un principio la presencia del gobierno alemán en la aerolínea es para vigilar el cumplimiento de los requisitos (que se harán públicos próximamente) para encaminar a la aerolínea hacia las ganancias, esto puede volverse rápidamente en contra de Lufthansa porque, por experiencia vista en otras aerolíneas del mundo, las que mejor suelen funcionar son aquellas en las que los estados no tienen una participación notable. Solo el tiempo lo dirá.

Comentarios