Un piloto de FedEx es encarcelado en Singapur por saltarse la cuarentena

El pasado 13 de mayo tuvo lugar el juicio contra Brian Dugan Yeargan, un piloto estadounidense de la compañía FedEx.

El piloto había llegado a Singapur el 3 de abril procedente de Sydney. Inmediatamente después de su llegada, él y sus dos copilotos, fueron llevados a un hotel de la ciudad para pasar una cuarentena de 14 porque, según la ley de Singapur referente a la salud pública por la pandemia del Covid-19, todo aquel ciudadano que haya estado en China en los 14 días anteriores a su llegada al país tiene que pasar obligatoriamente una cuarentena.

Yeargan había estado en Macao, Hong Kong, China, Japón, EEUU y Australia durante los 14 días previos a su llegada a Singapur, por lo que tenía que permanecer en cuarentena. Sin embargo, el día 5 de abril, las autoridades no lo encontraron en su habitación del hotel. Tal y como reconoció el piloto, había salido a comprar unos paquetes de mascarillas y un termómetro porque en los EEUU escaseaban y no se podían encontrar. El piloto tomó el metro para ir hasta la tienda. 

Los otros dos pilotos pudieron volver a volar tras la cuarentena, pero Yeargan quedó recluido en la habitación de su hotel hasta el 13 de mayo cuando fue llevado a juicio. En su defensa, su abogado expuso que el piloto de 44 años había sufrido la muerte de su hija años antes y que su mujer estaba enferma, por eso otro fallecimiento en la familia lo asustó y decidió ir a comprar las mascarillas de protección. 

Quizás esto ablandó al juzgado, que decretó solo 4 semanas de cárcel en Singapur cuando ya han habido condenas de entre 6 meses y un año y multas de hasta 10.000 USD por saltarse la cuarentena. El juzgado no culpa al piloto por comprar los suministros, sino por desplazarse, según el juez, el piloto podría haber pedido a cualquier persona que le comprara estos suministros. 

Si todo va bien, el piloto quedará en libertad a mediados de la primera semana de junio y podrá abandonar el país.

Comentarios