El director de la FAA volará él mismo el B737MAX antes de su certificación

El pasado 17 de junio el director de la FAA, Stephen Dickson, ha tenido que testificar en el Senado de los Estados Unidos sobre el proceso de certificación del B737MAX y el papel que han jugado Boeing y la propia FAA en este proceso. 

Dickson admitió errores en el proceso de certificación del MAX y asegura que esos fallos ya han sido suprimidos. Además, asegura que el MAX es un buen avión y que se está haciendo un especial hincapié en solucionar todos los problemas del avión, no solo el MCAS, sino que todo el sistema de control de vuelo ha de funcionar a la perfección, además de otros pequeños fallos encontrados en el avión durante el año y 3 meses que lleva en tierra.

También ha confirmado que ni la FAA ni Boeing están trabajando con una línea de tiempo para la recertificación en concreto y que esta solo se producirá cuando el avión sea 100% seguro. Asegura que el impacto del Coronavirus no ha retrasado la certificación del avión, dado que este ha sido un proceso continuo llevado a cabo durante el último año. Un tiempo durante el cual se han vigilado de cerca los progresos y los cambios que Boeing ha realizado en el modelo.

Como piloto experimentado en el B727, B737, B757, B767 y A320 en Delta y F-15 en la USAF, Dickson ha asegurado que antes de que la FAA pueda tomar ninguna decisión sobre la certificación del MAX, él mismo volará el avión para inspeccionar de primera mano si los cambios introducidos por el fabricante norteamericano son los correctos, recalcando de nuevo que no hay ninguna prisa por certificar de nuevo el avión, aunque parece que en las últimas ha habido cierto movimiento en la factoría de Renton, pudiendo estar los vuelos de certificación a la vuelta de la esquina.


Comentarios