Qatar Airways solo acepta B787 fabricados en Everett y pintados en Portland

El pasado 30 de julio os contábamos en este artículo que Boeing había recortado la tasa de producción del B787, su superventas. Además, estaba considerando seriamente cerrar una de las dos cadenas de montaje. Con Charleston como posible vencedora, cabe preguntarse si los clientes podrían estar de acuerdo con esta decisión.

Ya desde los primeros B787-9 fabricados en Carolina del Sur, surgieron muchas quejas y malestares por la calidad de los aviones allí construidos. Incluso llegó a haber una investigación oficial sobre los procesos que se seguían en la nueva planta de Boeing. Algunos empleados que habían dimitido habían denunciado públicamente que la calidad de los aviones era muy mala y que salían de la cadena de montaje con fallos. Algo, que posteriormente denunciaron varias aerolíneas, incluída KLM con uno de sus B787-10. Algunos aviones han sido recibidos por sus nuevos propietarios por retrasos debido al arreglo de algunos de los problemas que han encontrado, dado que se negaban a aceptar la aeronave hasta que no estuviera 100% acorde a sus requerimientos.

Desde que el primer B787-9 de Qatar Airways abandonó la cadena de montaje en noviembre de 2019, surgió entre la comunidad cercana a Everett (fábrica de Boeing en Seattle) el rumor de que Qatar Airways había exigido que sus 30 B787-9 fueran fabricados únicamente en la factoría de Seattle. En este punto cabe recordar que el B787-8 solo se fabrica en Seattle mientras que el B787-10 solo se fabrica en Charleston. El Boeing B787-9 se fabrica en ambos sitios. 

Además, Qatar ha escogido que sus aviones se pinten en el hangar que Boeing posee en Portland, Oregón, que según los cercanos al sector es uno de los mejores sitios para pintar una aeronave comercial, con un producto final de muy alta calidad. 

Qatar de momento solo ha recibido 7 de esos 30 Boeing B787-9, los correspondientes a las matrículas desde la A7-BHA a A7-BHG. Los 7 aviones fueron recibidos juntos y, tras volar a Doha, volvieron a volar a los Estados Unidos dos días después donde han permanecido en el aeropuerto de Victorville para serles instalados los interiores, especialmente la nueva QSuite. En abril, han vuelto a volar a Doha donde han permanecido parados desde entonces.

Por tanto, puede que este rumor no sea tan rumor y que la exigencia de la compañía sea verdad porque, por lo general, la primera unidad o las primeras unidades del B787-9 para una compañía siempre se fabrican en la planta de Everett y las siguientes en Charleston. Queda por ver que ocurrirá ahora si finalmente la cadena de montaje de Everett se cierra en favor de la de Carolina del Sur. Y, sobre todo, quedará por ver que ocurre cuando Qatar vuelva a aceptar aeronaves en su flota

Comentarios