Pánico en las playas del Algarve por el vuelo del A380 de HiFly

El pasado miércoles 5 de agosto, HiFly tenía que realizar un vuelo de prueba de aproximadamente una hora con su flamante A380, con matrícula 9H-MIP. La compañía avisó con 4 horas de antelación que la aeronave iba a sobrevolar Faro y Vilamoura, lo cual es todo un detalle.

La compañía lo decidió así para que los aficionados a la aviación pudieran disfrutar de esta obra de la ingeniería que, además, va decorada con un buen mensaje a favor de los corales marinos, algo que HiFly siempre ha apoyado y defendido. 


El avión despegó a las 14:30 (hora local) de su base en el aeropuerto de Beja y voló hacia el sur. Una vez en la localización escogida (y autorizada por el centro de control) la aeronave bajó a entre 230 y 260 metros de altitud sobre el mar para realizar la pasada. Esto provocó un pánico general entre los bañistas que empezaron a salir apresuradamente del agua y a correr por la playa. Los servicios de emergencia recibieron más de 100 llamadas diciendo que el avión se iba a estrellar en el mar (a pesar de que volaba perfectamente nivelado y a una velocidad constante). 


Aunque seguramente muchas personas disfrutaron de la pasada de este fabuloso avión, muchas otras entraron en pánico. Y es que aún hoy en día la gente se asusta al ver pasar un avión, claro ejemplo es el Boeing B767-300ER de Air Canada que sobrevoló Madrid hace unos meses debido a un problema técnico. También es algo que se repite, irremediablemente, año tras año en los días previos al Día de la Fiesta Nacional del 12 de octubre: aunque se avisa de los entrenamientos de los aviones para el desfile, siempre hay gente que entra en pánico por ver aviones volando bajo.

Comentarios

Publicar un comentario