Norwegian se acoge a la protección por bancarrota

La aerolínea noruega se ha acogido a la protección contra sus acreedores o a la protección por bancarrota en Irlanda, dado que según la propia aerolínea la mayoría de sus activos, los aviones, tienen sede en Irlanda mediante los lessor debido a la menor presión fiscal. 

Foto: Jonathan Payne

Este paso significa que Norwegian puede no tener suficiente efectivo como para satisfacer sus deudas, por lo que la protección de las leyes irlandesas garantiza, durante 100 días hábiles, que ningún activo de la compañía será embargado y que sus acreedores no podrán cobrar las deudas pendientes si no son previo acuerdo. En la práctica, esto se traduce en que la aerolínea podrá seguir volando durante este tiempo sin miedo a que alguno de sus aviones (o cualquier otro activo) sea embargado. 


La compañía intentará durante este tiempo conseguir ingresos ya sea mediante la reducida capacidad de vuelos debido a las restricciones por el Covid o mediante subvenciones públicas del gobierno noruego.


Pero, esto último no será tarea fácil. La primera ministra noruega Erna Solberg, conservadora, se ha vuelto a negar a ofrecer ningún otro apoyo a la aerolínea, dado que cree que cualquier subvención favorecería a los acreedores extranjeros. 


Se abre ahora un plazo de casi 5 meses en los que Norwegian deberá, una vez más, luchar por su futuro mientras los empleados de la compañía protestan frente al parlamento exigiendo ayuda a la aerolínea nacional.

Comentarios